8 de Marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Las movilizaciones generadas por los diferentes movimientos feministas el 8 de marzo está suponiendo que se hagan visibles las opresiones generadas por los diferentes sistemas: capitalista, heteropatriarcal, colonial, racista, fascista,… y más en concreto frente a las desigualdades a las que se enfrentan las mujeres y otros cuerpos minorizados y disidentes.
Y este año no va a ser una excepción, sino que será diferente, en cada territorio, municipio, barrio o pueblo. Los movimientos feministas están sacando sus reivindicaciones y articulando movilizaciones de manera diferente, ya sea a través de la huelga feminista, de manifestaciones o concentraciones. De actos simbólicos en lugares emblemáticos que nos oprimen o ya sea en las redes sociales, que se han convertido en las plazas públicas como consecuencia de la pandemia.

  • Se hace especialmente relevante tomar los espacios públicos y denunciar:
    Que nos siguen matando, pero que estamos alerta y frente a los agresores y feminicidas.
  • Que la pandemia ha dejado a muchas mujeres en la calle, sin vivienda y sin recursos, con lo que implica, como cuerpos vulnerables.
  • Que muchas mujeres, mayoritariamente mujeres migrantes, se han visto, y se están viendo secuestradas en los domicilios de las personas para las que trabajan como empleadas domésticas. Culpabilizándolas de contraer el coronavirus.
  • Que el confinamiento severo y el teletrabajo ha devuelto a las mujeres la responsabilidad del sostén emocional y de cuidados.
  • Que los servicios esenciales están siendo sostenidos mayoritariamente por mujeres sometidas a una situación de explotación física y mental incalculable: trabajadoras domésticas, de residencias, de alimentación, de limpieza, sanitarias, educativas,…
  • Que las mujeres ancianas están siendo machacadas por la soledad y la falta de afectos por la obligatoriedad del distanciamiento social. Ya sea en los domicilios o en las residencias.
  • Que la emergencia climática y el neocolonialismo está expulsando a las mujeres de sus territorios y sometiendo a los pueblos originarios a la vorágine depredadora del capitalismo heteropatriarcal y racista.

De manera que, por todos estos motivos, y seguramente muchos más que podríamos enunciar, desde el Espacio Contra las Desigualdades Sociales y la Justicia Social y Climática hacemos llamamiento a las movilizaciones que se generen en cada territorio, barrio o pueblo el Día 8 de Marzo.

Comparte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.